En este episodio nos metemos en el lado oculto de su carrera jazzística, hablamos de los discos de Charlie Watts, el hombre detrás de las luces de los Rolling Stones. El tipo que supo ser fan de Charlie Parker y llevar ese conocimiento y talento a sus obras por fuera del rock.

Un vecino de Watts, Dave Green, quien vivía al lado, es amigo de la infancia y lo siguen siendo hasta el día de hoy; Green se convirtió en un bajista de jazz. Green recuerda que «cuando éramos niños, descubrimos discos de 78 rpm. Charlie tenía más discos que yo… Solíamos ir a su habitación y sacar estos discos».

Cuando Watts y Green tenían alrededor de trece años, Watts se interesó en tocar la batería «Compré un banyo y no me gustaron los puntos en el cuello. Así que me quité el cuello y, al mismo tiempo, escuché a un baterista llamado Chico Hamilton, que tocaba con Gerry Mulligan, y quería tocar así, con pinceles. No tenía un tambor, así que puse la cabeza del banyo en un soporte».​ Sus padres le compraron su primera batería en 1955; estaba interesado en el jazz y practicaba junto con los discos de que coleccionaba.

Todo esto y mucho más, en el capítulo de hoy: